Ergonomía quirúrgica
GAES Médica GAES Médica
SEORL CCC SEORL CCC
00 Prólogos e Introducción

Rafael Ramírez Camacho
Profesor Emérito de Facultad de Medicina de la UAM
Exjefe del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Puerta de Hierro, Madrid
Diplomado en Medicina de Empresa

La ergonomía es definida por la Asociación Española que se ocupa de esta disciplina como “El conjunto de conocimientos de carácter multidisciplinario aplicados a la adecuación de los productos, sistemas y entornos artificiales a las necesidades, limitaciones y características de sus usuarios, optimizando la eficacia, seguridad y bienestar”.

Sus objetivos son:

  • Identificar, analizar y reducir los riesgos laborales.
  • Adaptar el puesto de trabajo y las condiciones laborales a las características del operador.
  • Contribuir a la evolución de las situaciones de trabajo.
  • Controlar la introducción de las nuevas tecnologías a las capacidades y aptitudes de la población laboral.
  • Establecer prescripciones ergonómicas para la adquisición de útiles, herramientas y materiales diversos.
  • Aumentar la motivación y la satisfacción en el trabajo.

La ergonomía se inicia como disciplina científica a partir de la Segunda Guerra Mundial, cuando surge una preocupación por obtener las condiciones óptimas para la fabricación y el uso de armamentos, adaptándose a los nuevos modelos industriales que se desarrollarán con posterioridad.

Como en otras áreas de la ciencia, en la medicina y la cirugía actuales se van introduciendo una serie de instrumentos cada vez más complejos que, pese a facilitar la realización de las técnicas a que están destinados, exigen un hábito de uso que no sea lesivo para el personal sanitario que los utiliza. Los dispositivos médicos deben reunir calidad y un diseño cómodo y adecuado para su uso por el mayor número posible de profesionales.

Estas circunstancias obligan a que los dispositivos sean compatibles con las personas, exigiendo diseños que se adapten a las necesidades, capacidades y limitaciones específicas de los usuarios. Máxima efectividad y mínima capacidad lesiva sobre el usuario son condiciones exigibles en cualquier trabajo.

Las condiciones de trabajo del personal sanitario, por los riesgos que conllevan, exigen circunstancias particulares. Este hecho tiene características específicas en los quirófanos. Diferentes circunstancias obligan a la introducción de medidas concretas de protección del personal sanitario y del propio paciente: mantenimiento prolongado de posiciones en la sala de operaciones, máxime cuando se utilizan cada vez más microscopios quirúrgicos, endoscopios, pantallas, láseres, robots, etc. que obligan a unas condiciones de trabajo que pueden ser lesivas sobre diferentes órganos y sistemas del profesional. Es conocida la acción perniciosa de la luz de los microscopios, que acelera la aparición de cataratas en los cirujanos que los emplean, o la posibilidad de aparición de trastornos musculoesqueléticos como consecuencia de posiciones forzadas, mantenidas durante horas y repetidas a lo largo de la vida profesional, al margen de las heridas producidas por elementos cortantes, la transmisión de enfermedades, incendios o explosiones, etc.

La bibliografía sistematiza los principales problemas derivados del trabajo en quirófano:

  • Riesgos físicos: heridas por cortes, choques eléctricos, quemaduras y caídas, entre otros, son algunos de los riesgos laborales en quirófano.
  • Riesgos biológicos: las personas que trabajan en quirófano entran en contacto regularmente con sangre y otros fluidos corporales, lo que las expone a enfermedades, incluyendo el VIH y la hepatitis, si se cortan con algún instrumento contaminado o en caso de contacto de algún residuo con las mucosas.
  • Riesgos químicos: el equipamiento anestésico puede funcionar mal durante la cirugía y producirse fugas en los tubos conectores, con el consiguiente escape de gases anestésicos, exponiendo a las personas presentes en el quirófano. Asimismo, ciertos desinfectantes y productos de limpieza pueden ocasionar enfermedades cutáneas a las personas expuestas a ellos.
  • Riesgos sobre los sistemas esquelético y muscular, como complicaciones ortopédicas, incluyendo el desalineamiento de la espina dorsal y la degeneración discal.

Existen varios tratados referidos a la ergonomía como ciencia que, literalmente, se ocupa de las normas que deben seguir los trabajadores para no verse lastimados por las herramientas o condiciones del trabajo, habitualmente dirigidos a médicos especialistas en medicina de empresa o medicina del trabajo para su aplicación en el medio industrial, construcción, oficinas, agricultura y ganadería, pero son escasas las publicaciones referidas a los factores laborales que pueden afectar al personal sanitario y parasanitario, cuyo trabajo se realiza en un entorno quirúrgico.

Quisiera destacar un excelente trabajo de fin de máster titulado “Riesgos derivados del trabajo en quirófano. Encuesta de evaluación de riesgos laborales al personal sanitario” de María Osés Zubiri, dirigido por el Prof. Francisco Guillén en la Universidad Pública de Navarra, que merece la pena conocer al referirnos al tema que nos ocupa.

El libro que hoy me cabe el honor de prologar es un manual que trata sobre la ergonomía que afecta a los trabajadores de quirófano. De forma práctica, y esencialmente sencilla, se exponen causas, patologías y medidas correctoras y rehabilitadoras que afectan a cirujanos, anestesistas, instrumentistas, celadores, etc. como consecuencia de su trabajo en los servicios quirúrgicos.

David Lobo Duro, Facultativo Especialista del Servicio de Otorrinolaringología y José Carlos Manuel Palazuelos, Facultativo Especialista en Cirugía General y Director del Área Quirúrgica del Hospital Virtual del Hospital Universitario Valdecilla, al que ambos pertenecen, son los coordinadores del libro y coautores de algunos de los capítulos de las disciplinas que los atañen. El tema de la ergonomía de los quirófanos les ha intranquilizado desde hace tiempo, lo que les ha llevado a seguir algunas líneas de trabajo e investigación en este campo.

La mayor parte de los autores proceden del prestigioso hospital donde trabajan los coeditores en Cantabria. Fuera de éste, el Dr. Fernando de Vicente Buendía es Facultativo Especialista en Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Universitario Doctor José Molina Orosa de Lanzarote.

El texto se acompaña de imágenes y vídeos representativos de los temas tratados, previéndose una versión online más amplia que la versión en papel, en la que se prima una aplicación práctica y rápida.

Estoy seguro de que la obra de José Carlos Manuel Palazuelos y de David Lobo supone una imprescindible ayuda a cirujanos, anestesistas, instrumentistas y demás personal que integra los equipos quirúrgicos. Tras muchas horas pasadas detrás de un microscopio de cirugía otológica, desde mi época de residente hasta mi jubilación, de haber conocido este imprescindible texto tal vez hubiera evitado mis cirugías precoces de cataratas y la artrosis dorsal que padezco.