¿Cuál es el papel del tinitus?

The Laryngoscope. Marzo 2014.

El tinitus es la percepción de sensación auditiva en ausencia de estímulo externo. Afecta a casi el 10% de la población y con frecuencia lleva la paciente a la consulta del otorrinolaringólogo. Existen muchas causas benignas de tinitus, y las causas serias subyacentes deben ser descartadas. El tinitus puede ser clasificado en subjetivo vs objetivo y en pulsátil vs no pulsátil. Esta distinción, junto con una detallada historia clínica y exploración neurológica, nos ayudan a seleccionar estudios ulteriores. Los estudios de imagen se llevan a cabo en pacientes con una alta probabilidad de detectar anormalidades radiológicas o una enfermedad importante subyacente. La prueba de imagen ideal debería ser una capaz de evaluar el mayor número de etiologías al más bajo coste. En esta revisión de “mejor práctica”, examinamos el papel de varias técnicas de imagen en el diagnóstico del tinitus pulsátil y no pulsátil. 

La imagen es fundamental en el chequeo del tinitus. La técnica concreta viene en parte indicada por la historia clínica y la exploración, con especial atención a las características del tinitus. La imagen de resonancia magnética con contraste está indicada en pacientes tinitus unilateral no pulsátil. La angiorresonacia/venografía y al angioTAC/venografía son útiles en la evaluación del tinitus pulsátil. No obstante, la disponibilidad generalizada y la relación coste-efectividad del TAC de hueso temporal (con angioTAC/venografía) hacen de ella la prueba de imagen de elección. La angiografía convencional puede también considerarse en los pacientes con acúfeno pulsátil unilateral si el screening es negativo pero alta la sospecha clínica. Digno de mención es que ningún estudio ha examinado los resultados de las distintas técnicas de imagen en pacientes con hipoacusia y tinitus bilateral y simétricos. Es lógico, no obstante, concluir que estos pacientes tendrían una pequeña oportunidad de ser diagnosticados con la realización de técnicas de imagen y ésto justificaría el coste de los estudios.

Más información:
The Laryngoscope. Marzo 2014.