¿Es el implante coclear eficaz y seguro en el anciano?

La presencia de hipoacusia significativa es algo prevalente entre pacientes de 65 o más años de edad y tiene implicaciones reconocidas sobre la salud física, social y cognitiva. Se estima que el 25% de los individuos con edades comprendidas entre los 65 y los 75 años y, hasta el 80% de los mayores de 75 años, experimentan pérdida auditiva. 

Hasta un 10% de estos individuos sufren una hipoacusia demasiado severa para conseguir con una prótesis convencional su rehabilitación auditiva. Como la proporción de individuos en este grupo sigue creciendo, debido sobre todo a la longevidad, el coste a nivel individual y a nivel de salud pública continuará subiendo en extensión y en importancia. 

Hasta la fecha, los estudios sugieren que la población anciana con mala discriminación verbal, a pesar de la amplificación con prótesis convencionales, puede beneficiarse del implante coclear. Las reticencias a una anestesia general en este grupo de población y para una cirugía electiva, puede considerarse como un prejuicio en estos momentos, que restringe el acceso a esta tecnología a las personas mayores hipoacúsicas. Además, las sospechas en relación con la pérdida neuronal y con los procesos degenerativos en la vía auditiva periférica y central han llevado a preocupación, en relación con el rendimiento postoperatorio en esta población envejecida.

Más información:
The Laryngoscope. Junio 2015