¿Es necesario tener precaución con el agua tras la colocación de tubitos de ventilación?

Antecedentes. La colocación de tubitos de ventilación es uno de los procedimientos quirúrgicos más frecuentemente realizados en edad pediátrica en los Estados Unidos. En un esfuerzo por reducir la incidencia de otorrea postquirúrgica, muchos otorrinolaringólogos han recomendado de forma estricta evitar la entrada de agua en los oídos. Numerosos trabajos han cuestionado la eficacia de tal recomendación. En este trabajo se revisa la evidencia en relación con la precaución de evitar la entrada de agua y la otorrea a través de tubitos de ventilación.

Los autores encontraron que tanto la longitud como la posición de los tubitos de ventilación no influyen en la presión necesaria para la entrada de agua, mientras que las diferencias en el diámetro tienen una pequeña influencia. El agua jabonosa reduce la presión necesaria para que el agua entre en oído medio en base a la reducción de tensión superficial; no obstante, son necesarios al menos 10,95 cm3 de H2O de presión.

En conclusión, la recomendación de evitar la entrada de agua tras la colocación de tubitos de ventilación no debe realizarse de forma rutinaria.

Más información:
The Laryngoscope