Política de cookies

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra página web. Al utilizar nuestra página web aceptas el uso de cookies; puedes obtener más información sobre las cookies y su uso en nuestra página web en la sección de Política de Cookies.

Prevalencia de hipoacusia en una muestra representativa de niños y adolescentes canadienses de 3 a 19 años de edad.

http://journals.lww.com/ear-hearing/pages/default.aspx

Objetivos: No existen unos datos representativos a nivel nacional sobre hipoacusia en Canadá. Los objetivos del presente estudio eran obtener una estimación de la prevalencia de hipoacusia usando audiometría tonal pura (0,5 a 8KHz) y otoemisiones acústicas por productos de distorsión (OEAPD), en niños y adolescentes entre 3 y 19 años de edad.

Diseño: Estudio transversal con obtención de datos a partir de una encuesta nacional de salud Canadian Health Measures Survey. La muestra inicial incluyó a 2.591 participantes, entre 3 y 19 años, muestra que representaba una población de 6,5 millones de canadienses (3,3 millones, hombres). Tras excluir algunos candidatos, los tamaños muestrales fueron de 2.434 participantes entre 3 y 19 y de 1.879 entre 6 y 19 años. A los candidatos se les realizó otoscopia, timpanometría, OEAPD y audiometría. El umbral por debajo de 20 dB en el grupo entre 3 y 18 años y, por debajo de 26 dB en el grupo de 19 años de edad, definió la hipoacusia. Se definió hipoacusia leve cuando los umbrales estaban entre 20 y 40 dB (en el grupo de 6 a 18 años de edad) y de 26 a 40dB (en el grupo de 19 años de edad). Se definió hipoacusia moderada o severa por debajo de 40 dB (grupo de 6 a 19 años). En el grupo entre 3 y 5 años, se consideró hipoacusia la ausencia de OEAPD (n=555).

Resultados: los resultados preliminares del estudio indican que 7,7% de los jóvenes canadienses entre 6 y 19 años de edad, mostraban algún grado de hipoacusia en una o más frecuencias. La prevalencia descendía al 4,7-6% cuando se analizaba la media de 4 frecuencias y la media de frecuencias altas. El 5,8% mostraron hipoacusia en frecuencias bajas. La mayoría de los participantes mostraron hipoacusia unilateral. Fue más común la hipoacusia leve que la moderada o severa. Entre los canadienses, (de 6 a 19 años) menos del 2,2% mostraron hipoacusia neurosensorial, mientras que la hipoacusia de conducción estuvo presente en menos del 3,5%. Ausencia de OEAPD en el 7,1% de los niños entre 3 y 5 años y en el 3,4% de los comprendidos entre 6 y 19 años de edad. De los participantes elegidos y, excluidos los participantes perdidos (n=2575), el 17% mostraba una cantidad excesiva de cera en uno o en ambos  conductos. Al 65% de los candidatos (3 a 19 años) nunca se les había realizado una prueba auditiva previa a este estudio.

Conclusiones: este estudio suministra las primeras estimaciones de la prevalencia de hipoacusia entre niños y jóvenes canadienses. Este estudio mostraba un mayor porcentaje de hipoacusia entre jóvenes de los obtenidos mediante encuestas de auto-screening, poniéndose de esta manera de manifiesto que el empleo de encuestas de auto screening puede no ser efectivo en la identificación de individuos con hipoacusia leve. Los resultados pueden subestimar la verdadera prevalencia de hipoacusia, debido al número de excluidos y a la presencia de cera impactada o excesiva en el conducto. La mayoría de los niños entre 3 y 5 años con ausencia de OEAPD tenían una hipoacusia de conducción.

No obstante, este tipo de hipoacusia que puede ser asintomática y puede, si no se trata, convertirse en permanente. Futuras investigaciones se beneficiarán del análisis de hipoacusias leves/muy leves y de los estudios que identifiquen factores contribuyentes a hipoacusia en esta población.