Variables socio-demográficas y de salud que afectan a la severidad del acúfeno.

Objetivos: El acúfeno es un síntoma altamente prevalente con una potencial severa morbilidad. Afortunadamente, sólo una pequeña proporción de la población tiene problemas debido a que su acúfeno sea de tal intensidad que afecte negativamente su calidad de vida. No se sabe por qué en estos individuos el “peso” del acúfeno es mayor. Parece probable que la severidad del acúfeno se vea influenciada por diferentes factores, tales como factores socio-demográficos o factores inherentes al propio acúfeno o a problemas adicionales de salud.

Permanecen poco claros en la literatura las principales variables que influyen en la severidad del acúfeno. Este trabajo se centra en esto y, su objetivo es identificar las variables socio-demográficas, de salud e inherentes al propio acúfeno que influyen en la severidad del mismo.

Diseño: Estudio retrospectivo de cohortes sobre 309 pacientes de la unidad de acúfeno del Centro Médico Universitario de Utrech. Los pacientes de este grupo son examinados según protocolo de la unidad, que incluye, la historia clínica recogida por un otorrinolaringólogo, y la exploración incluida la audiometría. La severidad del acúfeno se medió con el Tinnitus Questionnaire (TQ) y el Tinnitus Handicap Inventory (THI).

Resultados:18 variables se relacionaron con el TQ y 16 con el THI. Entre estas, 14 variables se relacionaron con el TQ y el THI. El análisis multivariante mostró tres variables con efecto significativo e independiente sobre el TQ y el THI: porcentaje de conciencia del acúfeno durante el día, depresión o ansiedad reportada por el propio paciente, y potencia en una escala visual analógica. Tres variables adicionales contribuyeron de forma independiente y significativa a explicar la diferencia o en el TQ o en el THI: nivel cultural, dolores somáticos y la variabilidad del acúfeno.

Conclusiones: La severidad del acúfeno parece estar fuertemente relacionada con el porcentaje de conciencia del acúfeno durante el día, con los estados de presión y/o ansiedad, con la intensidad (en volumen), con el nivel cultural y, con la existencia de otras quejas somáticas. Son necesarios más trabajos para investigar la relación entre estas variables y la severidad del acúfeno. Estos conocimientos pueden contribuir a un mejor reconocimiento, seguimiento y/o consejo de pacientes vulnerables.

Más información:
Ear & Hearing. Septiembre/octubre 2014.