Exceso de ruido en las terrazas de bares y restaurantes

El verano invita a salir más tarde para evitar el calor. Si a eso le unimos que es época de vacaciones tenemos ya dibujado el contexto que explica por qué las terrazas de bares y restaurantes son uno de los puntos de encuentro nocturno. La parte negativa de esta tendencia es el exceso de ruido que se genera en algunas de ellas, lo que condiciona el sueño y descanso de los vecinos. Los datos son ilustrativos: muchas terrazas superan registros de 90 decibelios (dB) cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) sitúa en 30 el límite razonable para poder descansar en un dormitorio.

La regulación del ruido de bares y restaurantes en terrazas exteriores viene determinado por ordenanzas municipales en la mayoría de casos. Para empezar, los consistorios suelen limitar los horarios de cierre, siendo las once o doce de la noche el límite más común. Ayuntamientos como el de Barcelona, ciudad considerada como la séptima más ruidosa del mundo según el The World Hearing Index, realizan además controles en las denominadas microzonas, espacios urbanos donde se produce una mayor concentración de locales y que, por tanto, son más propensos a tener ruidos que alteren el descanso de los vecinos. Los puntos más conflictivos suelen ser Ciutat Vella y el barrio de Gràcia.

Precisamente el ruido generado en espacios públicos y terrazas es la principal fuente de quejas vecinales en la ciudad condal. Según el informe Ruido y Salud en Barcelona, elaborado por el Observatorio Ruido y Salud DKV-GAES con la colaboración de ECODES (Fundación Ecología y Desarrollo), un 44% de las llamadas a la Guardia Urbana se producen para denunciar esta situación. En segundo lugar, con un 42%, se sitúan las quejas por ruidos domésticos.

Las consecuencias del exceso de ruido

La sobreexposición a un exceso de ruido por la noche tiene una incidencia directa con la conciliación del sueño. El insomnio se hace fuerte en estas condiciones, generando en los/as afectados/as problemas de estrés y ansiedad, aparte de cansancio diurno y problemas de concentración en el trabajo y la vida diaria.

Consejos para minimizar la contaminación acústica por la noche

En todo caso, los/as afectados/as por los decibelios de una terraza cercana, aparte de la posible reclamación o denuncia legal, pueden seguir algunos consejos para intentar conciliar el sueño:

  • Intentar que el dormitorio esté en la zona menos ruidosa de la casa.
  • Revisar el aislamiento de las ventanas y cerramientos de la casa para instalar unos que protejan más del ruido exterior.
  • Colocar plantas en el balcón o terraza de casa como elementos aislantes complementarios.