La hipoacusia inducida por ruido afecta más a hombres que a mujeres

El ruido no es bueno para nadie. Pero diferentes estudios coinciden en señalar que su incidencia y repercusión es mayor en los hombres que en las mujeres. De hecho, la estimación es que el riesgo de hipoacusia o pérdida auditiva por ruido es 2,5 veces mayor entre los varones que entre las féminas. En el siguiente post analizamos este estudio y señalamos también de qué forma diferente afrontan hombres y mujeres la hipoacusia inducida por ruido.

El primer estudio demográfico sobre la pérdida de audición inducida por ruido contó con la participación de cerca de 5.000 personas de entre 20 y 69 años, que se sometieron a pruebas audiométricas. Más del 13 por ciento sufría hipoacusia inducida por ruido. En particular, los hombres casados presentaron un riesgo significativamente mayor que las mujeres, según el informe presentado en la conferencia anual de la Academia Americana de Otolaringología y la Fundación de Cirugía de Cabeza y Cuello.

El motivo por el cual los hombres tienen más riesgo de pérdida auditiva tiene como principal causa el ambiente laboral, pues ellos ocupan en mayor número trabajos considerados como de más riesgo para la salud auditiva, como son aquellos relacionados con la construcciónservicios aeroportuarios en tierra, la carpintería o la caza, entre otras.

Cómo afrontan hombres y mujeres la pérdida auditiva

Otro estudio realizado en Estados Unidos pone de manifiesto que hombres y mujeres afrontan de forma diferente la pérdida de audición. De hecho, ellas asumen este problema de forma más positiva que ellos. El citado estudio señala que los hombres, en comparación con las mujeres, tienden a revelar su pérdida de audición de forma directa sin profundizar en el impacto que tiene en su capacidad de comunicación, o el modo en el que pueden ayudarles.

Las autoras del estudio, Jessica West Konstantina Stankovic, colegas de la Universidad de Harvard y la Escuela de la Vista y el Oído de Massachusetts, consideran que la forma en la que abordan el problema las mujeres es mejor, ya que minimiza el impacto negativo de la pérdida de audición en la vida del paciente: “esta estrategia ofrecerá una explicación sencilla y franca de la pérdida de audición al interlocutor del acto comunicativo, recalcando el modo en el que puede ayudar a la persona afectada para oír mejor en ese momento”.