Primer viaje solidario con Fundación Urafiki a Tanzania

Después de 24 horas entre aviones llegué al aeropuerto internacional de Kilimanjaro. Allí me estaba esperando Kaspuli, el que iba a ser nuestro chófer durante el tránsito de más de seis horas que nos esperaban para realizar los 200 kilómetros que nos separaban de Mang'ola, pueblo al que me dirigía. Esperamos un momento al Dr. Bezos, ORL de Torrelavega, que decidió acompañar a GAES Solidaria en esta aventura.
Iniciamos el viaje por carreteras poco “comunes”, dígase: desde el más puro desierto pasando por surcos de ríos secos hasta campos de arrozales inundados. En Mang'ola nos estaban esperando impacientes y nerviosos el padre Miguel Ángel y el padre Pepe, dos misioneros con más de 30 años de experiencia en Tanzania. Ellos dirigen la misión patrocinada por Anna Gamazo que era donde yo me iba a alojar durante mi estancia. Nos enseñaron la misión, la iglesia y nos llevaron al hospital donde íbamos a realizar nuestra pequeña labor. Salvando las distancias y con la debida perspectiva, centro hospitalario de lujo, con zona de quirófano, hospitalización y centro de salud. En el centro de salud fue donde estaba la consulta donde me ubicaron. Ésta constaba de una mesa de madera, dos sillas y un cartel de la lucha contra el SIDA.

30 audífonos donados por GAES Solidaria

Al día siguiente a las 9 de la mañana acudimos a la consulta. Al llegar no habría menos de 40 personas esperando, tanto para la revisión ORL como para que yo les entregara los audífonos que ya teníamos concertados. En esta ocasión, GAES Solidaria donó 30 audífonos, es decir, íbamos a poder ayudar a 30 personas de todas las edades. Los audífonos ya estaban asignados a personas que ya estuvieron el año anterior pero, debido a los problemas de comunicación, culturales o personas ya fallecidas, no todo el mundo acudió. Así que, pasados los dos o tres primeros días de consulta, se decidió adaptar los audífonos a las personas que allí estaban para aprovechar todos los aparatos.
Durante los días de consulta me ayudaron dos personas con las traducciones, ya que allí el idioma más hablado es el swahili, que de momento GAES no fomenta en su cantera. Uno, Josefu, era un administrativo del hospital y el otro, Enmanuelli, está estudiando medicina. Hicimos buenas migas tanto en lo profesional como en lo personal.

Recuperar la mirada perdida

Trabajamos duro los seis días que duró esta aventura. En GAES Solidaria nos visitaron unas 60 personas y conseguimos adaptar 27 aparatos. Recuerdo con especial cariño a Safari, un adolescente con pérdida bilateral severa al que un M- 34 le devolvió la sonrisa a la cara, y a Kurasa, una anciana de la tribu Hazzabe que llevaba sin oír desde que prácticamente era una niña y a la que se le adaptó un Microson 300 G y volvió a recuperar la mirada perdida. ¡¡Me prometió que pediría a los dioses por GAES!!
Ha sido una experiencia vital y fantástica y no puedo más que dar las gracias tanto a Verónica, porque ha estado atenta conmigo durante todo el viaje, y a Mª Jose Gassó, que me ha dado esta oportunidad”.

“En GAES Solidaria nos visitaron unas 60 personas y conseguimos adaptar 27 audífonos”

Desde GAES Solidaria queremos dar las gracias al Dr. Joaquín Tortosa Lorenzo y al Dr. Miguel Jiménez Corona, porque gracias a ellos hemos podido colaborar en este proyecto solidario. Ambos forman parte de Fundación Urafiki y fue a través de ellos que surgió la oportunidad de que Miguel Ángel se desplazara a Tanzania para colaborar en la misión.

Más información de este proyecto en: es-es.facebook.com/GaesSolidariaserpadenoe.blogspot.com.es/