En primera persona: Prof. Dr. Pawel J. Jastreboff

El Prof. Dr. Pawel J. Jastreboff es una eminencia mundial en el tratamiento de los acúfenos. En 1984 propuso el primer modelo animal aceptado de tinnitus y en 1988 creó el modelo neurofisiológico de tinnitus y la terapia de habituación llamada TRT (Tinnitus Retraining Therapy). En la actualidad, es la terapia más extendida en todo el mundo para el tratamiento de este síntoma.

¿En qué situación se encuentra actualmente la TRT? ¿Podría hacernos un balance de los países donde está implantada, número de doctores que la aplican, pacientes que la han recibido, tasa de eficacia, etcétera?

La TRT es hoy uno de los dos métodos básicos para tratar el tinnitus, junto con la técnica del enmascaramiento. Pero la TRT no se ocupa solo del tinnitus, sino también de la misofonía y de la hipoacusia, por eso es más universal, yo diría que más efectiva, a la hora de proporcionar beneficios al paciente. Su uso está extendido en 35 países y hay cientos de personas usando este modelo, que principalmente es proporcionado por audiólogos. Hay médicos que también lo implantan, pero ellos apenas tienen tiempo en la consulta. Por eso, la TRT la suelen realizar audiólogos, incluso enfermeros o trabajadores sociales, como en el caso de Inglaterra. Actualmente hay más de 100 documentos en la Librería Nacional de Medicina de Estados Unidos sobre este tema, y la mayoría habla de forma muy o bastante positiva sobre la TRT, cuya tasa de efectividad se sitúa en torno al 80%.

“La tasa de efectividad de la TRT se sitúa en torno al 80%”

¿Cuáles son los avances más significativos que se han producido en la TRT en estos 27 años, desde su creación hasta la actualidad?

Creo que el cambio principal ha sido la reducción del tiempo necesario para conseguir mejoras significativas. Cuando comencé con la TRT a principios de los 90, tenía que pasar un año; ahora, la media es de un mes. Aunque el tratamiento necesita, como mínimo, 9 meses para prevenir recaídas. Lo normal es entre 9 y 18 meses. Otro de los cambios más importantes fue la introducción del concepto y tratamiento de misofonía, diferenciándola de la hiperacusia.

¿Cuáles son los principales retos de esta terapia para el futuro?

Me gustaría reducir la duración del tratamiento, dejarlo en 9 meses y no en 18. Es cuestión de seguir trabajando en este sentido y seguir mejorando las ayudas auditivas porque todavía se puede hacer mucho más.

¿Qué opina de la nueva generación de audífonos que contribuyen a la habituación al acúfeno? ¿Cree que deberían mejorar en algún aspecto?

Sí, pero en línea con lo que estamos hablando, no hay demasiados audífonos dirigidos específicamente a tratar el tinnitus, sino que son más bien combinaciones que amplifican la señal auditiva o generan sonido. Actualmente, junto con mi mujer y colaboradora, estoy implicado en un estudio especial sobre la eficacia de los audífonos en pacientes con tinnitus, diferenciándolos de pacientes con problemas de audición pero sin tinnitus. ¿Mejorar?, claro. Un campo de desarrollo es llevar la señal de streaming (iPod, grabadoras y otros dispositivos) directamente al audífono. Es bastante útil y contempla una variedad de sonidos que pueden usarse en TRT y en casa mediante, al menos, dos tipos de sonidos distintos: el sonido de la naturaleza y la música. Y finalmente el progreso más útil para los pacientes con tinnitus pasa por mejorar el reconocimiento del habla en los audífonos, como está haciendo Siemens binaxTM. Porque el esfuerzo por escuchar, si el paciente está intentando entender, incrementa la percepción del tinnitus. Por otra parte, no hay dispositivos específicos para la misofonía, se están usando como instrumentos combinados. Es como usar medicación sin etiqueta, no autorizada.

“UNO DE LOS RETOS FUTUROS DE LA TRT ES REDUCIR EL TIEMPO DE TRATAMIENTO”

“EL PROGRESO MÁS ÚTIL PARA LOS PACIENTES CON TINNITUS PASA POR MEJORAR EL RECONOCIMIENTO DEL HABLA EN LOS AUDÍFONOS, COMO ESTÁ HACIENDO SIEMENS BINAXTM”

¿Por qué eligió dedicarse a estudiar y tratar el tinnitus?

Fue por casualidad y porque siempre me gusta hacer cosas que otros consideran imposibles. Cuando estaba en mi año sabático de la Universidad de Yale, me propusieron crear un modelo animal del tinnitus. Era principios de los 80 y todos pensaban que era imposible por definición, porque ¿cómo vas a tratar a los animales si no puedes detectar tinnitus de forma objetiva en humanos? Cuando empecé a leer sobre el tinnitus para crear este modelo, me interesé y pensé “quizá se puede hacer algo”. Así que creé lo que hoy se conoce como el modelo neurofisiológico del tinnitus.

También dirige la Fundación Jastreboff Hearing Disorders. ¿Cuáles son sus principales funciones?

Es Margaret, mi mujer, quien preside la fundación. Está dirigida a combatir los problemas relacionados con la audición desde cuatro ramas diferentes: la investigación en animales y humanos; la formación a profesionales, como médicos, audiólogos, psicólogos y otros especialistas implicados en la aplicación correcta de la TRT; la creación de publicaciones especializadas con carácter divulgativo y, por último, la rama social para ayudar a pacientes con problemas económicos.

Ha dicho que estudió el tinnitus por casualidad. ¿Qué otros temas centran su interés en la actualidad?

En general, mi interés en la neurociencia se basaba en la plasticidad del cerebro, y en cómo el procesamiento de la información que entra por los sentidos está afectando a esa plasticidad. En otras palabras, cómo aprendemos, por ejemplo, lenguas extranjeras. Es algo que siempre me ha fascinado. Adicionalmente, por mis años de trabajo he descubierto que nuestro sistema subconsciente juega un papel mucho más importante del que se pensaba. De hecho, gran parte del tratamiento del tinnitus está enfocado hacia los mecanismos subconscientes del cerebro.

Finalmente, ¿ve un final feliz al tinnitus? ¿Cree que es posible su curación definitiva en el futuro?

Si entendemos por cura que el problema desaparezca por completo creo que es muy difícil, porque el tinnitus está profundamente integrado en las funciones normales de nuestro cerebro. Ningún humano está en silencio total. Así que no es realmente patológico, no es algo terrible. El problema no es escuchar el tinnitus, sino las fuertes reacciones negativas que provoca en muchas personas. La TRT no elimina por completo esta percepción, pero sí la disminuye considerablemente. No podemos curar el tinnitus pero sí hacer que deje de ser un problema para los pacientes, que seguirán percibiendo el tinnitus sin prestarle atención. Sin embargo, desde el punto de vista clínico y, sobre todo, desde el punto de vista del paciente, es tan bueno como una cura. Porque, si no se le presta atención, el tinnitus deja de ser considerado un problema en la vida real.

“GRAN PARTE DE SU TERAPIA DE HABITUACIÓN AL ACÚFENO ESTÁ DIRIGIDA A LOS MECANISMOS SUBCONSCIENTES DEL CEREBRO”