En primera persona: Profesor Dr. Emilio García-Ibáñez

El prof. Dr. Emilio García-Ibáñez es un referente mundial en implantes cocleares, otosclerosis, patología del oído medio y en otoneurocirugía. En sus más de 40 años de trayectoria profesional ha realizado más de 25.000 intervenciones, muchas de ellas implantes cocleares. De hecho, es el autor del primer implante coclear House 3M realizado en España en el año 1985. Toda una autoridad en la materia, cuyo prestigio internacional está ampliamente reconocido.

Su enorme trayectoria profesional habla por usted. Cuando echa la vista atrás, ¿con qué se quedaría?

Me quedaría con tres fechas históricas: en 1945 mi padre, el Dr. Luis García Ibáñez, realizó en España la primera operación con éxito de otosclerosis (fenestración); en 1985 yo operé el primer implante coclear House 3M en España. Y en 2006 mi hijo Luis realizó el primer implante total de oído medio (Carina) en España. Es decir, las tres generaciones hemos sido pioneras en el campo de la otología. Personalmente no puedo estar más satisfecho, desde mi formación con mi padre, en Italia con el Prof. Bocca y en Estados Unidos con los Dres. House y Hough. He sido profesor de cirugía otológica en la Universidad de Ferrara (Italia), presidente de la Asociación Catalana de ORL, presidente de la Sociedad de Base de Cráneo de España, secretario de la Politzer Society, secretario de la EANO (European Academy Otoneurology). He dictado cursos en todo el mundo, en especial en la Academia Norteamericana de ORL. Soy miembro de honor de la mayor parte de las Sociedades de ORL iberoamericanas y europeas, fui presidente de la Sociedad Ibero- Americana de Otoneurología, he realizado demostraciones quirúrgicas en muchos países: Italia, Francia, Argentina, Colombia, Checoslovaquia, México, Chile, Ecuador, Costa Rica, Portugal, etcétera, y en diferentes ciudades de España.

Entre sus numerosos premios y reconocimientos, ¿qué supone para usted haber recibido el Certificado de Honor de la Academia Norteamericana de ORL?

El Certificado fue un premio a los numerosos cursos que presenté en la Academia Norteamericana sobre Otoneurocirugía y Cirugía del Vértigo, pero quizás para mí tiene más valor el premio House Hitselberger que me otorgó este año la American Neurotologic Society, ya que es la primera vez en los 50 años de existencia de la Academia que se otorga a un especialista español.

“MI APORTACIÓN EN EL ABORDAJE DEL NEURINOMA DEL ACÚSTICO FUE CÓMO LOCALIZAR EL CONDUCTO AUDITIVO INTERNO EN LA CIRUGÍA DE LA FOSA MEDIA CON EL MENOR RIESGO POSIBLE”

Su actividad terapéutica no para de crecer, incluso hay un abordaje en el neurinoma del acústico que lleva su nombre. ¿Cómo lo valora?

En realidad mi aportación fue cómo localizar el conducto auditivo interno en la cirugía de la fosa media con el menor riesgo posible. Hasta entonces, House lo localizaba siguiendo el nervio petroso hasta el ganglio geniculado. Fish, haciendo una línea azul sobre el conducto semicircular superior. Ambas tenían sus riesgos. Mi técnica es abordar el conducto auditivo interno directamente en la bisectriz de estas dos estructuras, evitando los riesgos que las otras técnicas comportan y acortando el tiempo de la operación. Es la técnica que actualmente utilizan la mayoría de cirujanos en el mundo y que desarrollé en 1972.

“LAS TRES GENERACIONES HEMOS SIDO PIONERAS EN EL CAMPO DE LA OTOLOGÍA; PERSONALMENTE NO PUEDO ESTAR MÁS SATISFECHO”

Usted dirige el prestigioso Instituto de Otología García-Ibáñez de Barcelona. ¿Cuándo se fundó y con qué fin? Actualmente, ¿qué actividades realizan principalmente?

Aunque el pionero fue mi padre, el actual Instituto lo fundamos en 1983 con el fin de mejorar la atención al paciente y la enseñanza. En él atendemos las consultas de los pacientes y la cirugía menor. También tenemos muchos médicos visitantes, más de 2.500 médicos de diferentes países han pasado por el Instituto y estamos abiertos a Fellow-ships por periodos cortos o hasta de años para los médicos que lo soliciten previa solicitud y curriculum. El laboratorio de disección de hueso temporal está a disposición de los fellows de larga estancia.

“SIEMPRE HAY COSAS NUEVAS QUE HACER, COSAS QUE MEJORAR, COSAS QUE APRENDER”

Ya han organizado más de 100 cursos de microcirugía de disección del hueso temporal y el número de asistentes no para de aumentar. ¿A qué cree que se debe este gran poder de convocatoria?

A la disposición del laboratorio de disección para todos los asistentes, la posibilidad de observar en directo la cirugía que realizamos, desde la estapedectomía, cirugía mastoidea y otoneurocirugía. En los cursos hemos tenido asistentes de 21 países diferentes. Pero sobre todo es fundamental que los cursillistas sigan ellos mismos el programa de disección del hueso temporal del curso. Esto les dará seguridad y tranquilidad a la hora de operar.

También preside la Fundación de Otología García-Ibáñez con finalidad benéfica, asistencial, científica y docente. ¿Puede hablarnos de algunos de los proyectos en los que estén trabajando actualmente?

El pilar de la fundación actualmente es mi hijo Luis, que ha realizado implantes cocleares en diferentes países del mundo, la mayoría en Hispanoamérica, aplicando a niños sordos y con problemas económicos para poder acceder a implante coclear. Tenemos implantados en El Salvador, Perú, Marruecos, Guatemala, Bolivia, Guinea Ecuatorial, Honduras, Argentina, Croacia…

Para terminar, usted ha publicado más de 100 trabajos de la especialidad y es autor de numerosas ponencias de implantes cocleares, otología y otoneurocirugía. ¿En qué tema está centrado actualmente? ¿Le queda algo por hacer?

Siempre hay cosas nuevas que hacer, cosas que mejorar, cosas que aprender. En mis numerosos viajes por el mundo he aprendido cosas de las personas que menos te podrías imaginar, a veces personas sencillas y sin un gran reconocimiento profesional, pero que pueden aportar ideas valiosas. Hace años me preocupaba padecer una enfermedad o tener un accidente que mermase mi actividad. Hoy, la asistencia médico-quirúrgica está asegurada por mi hijo Luis y todos los excelentes colaboradores del Instituto, aunque mi idea es seguir trabajando mientras mi capacidad física y mental me lo permitan, y creo que va para largo.