ORL sin recurrir a
exploraciones
complementarias

ISBN: 978-84-09-13648-3

GAES Médica GAES Médica
CEIG, Centro de Estudios e Investigación GAES CEIG

Seguimiento del paciente en Radioterapia.

Dra. Adriana Fondevilla (Murcia).

Los efectos secundarios posteriores al tratamiento de Radioterapia se dividen, según periodo de aparición en agudos, desde el tratamiento recibido de Radioterapia hasta los 6 meses posteriores a la finalización del mismo. Los efectos secundarios crónicos son aquellos que suceden en el periodo posterior a los 3 meses de haber finalizado el tratamiento.

Los efectos secundarios más destacables y más comúnmente conocidos en los tratamientos de la esfera de la otorrinolaringología son radiodermitis, que consiste en daño de la dermis; mucositis, daño de la mucosa oral incluyendo cavidad oral, orofaringe y faringe y xerostomía que consiste en la sequedad de boca como consecuencia del daño tanto de las glándulas mayores (parótidas y submandibulares), como menores, aquellas situadas en el paladar, lengua, labios, etc. Estos son los efectos secundarios más frecuentes y característicos en la patología del cáncer de la esfera ORL tratadas con radioterapia sola o combinada (asociada a cirugía o quimioterapia). Otros efectos son el hipotiroidismo, pérdida del cabello - sólo donde incida el campo de radiación, no de forma generalizada-; e hipoacusia en caso de campos altos como en el caso de nasofaringe o afectación perineural de los nervios de base de cráneo.

Vamos a describir cada uno de estos efectos secundarios que solemos, de forma muy frecuente, encontrarnos en nuestra práctica diaria y los grados de los mismos según el daño. Se utilizan varias escalas, una de ellas es el sistema de “Criteria Toxicity Adverse efects versión 4. (CTAEv4), cuya ventaja frente a otras escalas, es que pueden utilizarse tanto para efectos agudos como crónicos. Otra escala muy utilizada es el de la RTOG (Radiotherapy Treatment Oncology Group), quizás algo más extendida por los años de su utilización.

Radiodermitis. Según el grado de afectación tenemos eritema, seguido de descamación seca, posteriormente húmeda y en último grado necrosis dérmica.

Mucositis. Consiste en ulceración de la mucosa producida por depleción de células epiteliales de la misma. Su cicatrización se caracteriza por infiltración de células inflamatorias, exudado, depósito de fibrina y pseudomembranas. La infección por hongos, virus o bacterias dan aspecto amarillento-verdoso de estas lesiones. La aparición de la mucositis puede ser provocada tanto por el tratamiento de radioterapia hasta en un 60% y en un 90% en los tratamientos concomitantes de quimio-radioterapia.

La clínica de mucositis oro-faríngea consiste en odinofagia que va a dificultar tanto la correcta ingesta calórica como la hidratación. En casos de mucositis más avanzadas puede llegar a acompañar a esta clínica febrícula o incluso fiebre.

La radioterapia se realiza en la mayoría de los centros mediante aceleradores obteniendo haces de fotones. En la era de la IMRT (Radioterapia de intensidad modulada) los efectos secundarios de Radiodermitis y mucositis han variado en relación a la era de la 3D o terapia convencional. Gracias a los haces de fotones de intensidad no uniforme (IMRT) nos permite proteger aquellos órganos cercanos a las zonas a tratar e intensificar dosis en las zonas que interesan (figura 1).

Fig. 1: Ca de cavidad oral localmente avanzado tratado con QT-RDT radical. Observamos en la planificación IMRT cómo las glándulas parótidas están protegidas, reduciendo la probabilidad de Xerostomía ≥2.

La falta de uniformidad característica de la técnica de IMRT nos have observar en consulta radiodermitis y mucositis de igual intensidad que en la era de la 3D, pero de manera más localizada, dependiendo del área que interesa tratar en función de la enfermedad neoplásica. En la figura 2 se muestra un ejemplo de radiodermitis GIII localizada en hemicuello derecho. Un tratamiento con 3D ocasionría el mismo grado de radiodermitis pero en todo el cuello por igual.

Fig. 2. Radiodermitis GIII localizada a nivel de hemicuello derecho, presentaba extensión extracapsular de su enfermedad ganglionar.

Xerostomía. Consiste en pérdida de la capacidad de la salivación en cantidades normales que no solamente repercute a la hora de la alimentación (dificultad para deglutir alimentos secos como carne, pescado, arroz, pan; necesitando la ayuda de salsas o líquido), sino que también repercute a la hora de hablar, influyendo en la calidad de vida del paciente y la reinserción en su vida social. La falta de saliva influye negativamente en la dentina del esmalte de los dientes pudiendo provocar caries masivas y la caída prematura de las piezas dentarias. Tanto la falta de salivación como el daño directo de la radiación sobre la mandíbula, puede ocasionar como efecto secundario crónico la osteorradionecrosis.

Hipotiroidismo. Es una complicación tardía tras la radioterapia que oscila entre el 10-45%. En el seguimiento de estos pacientes debe pensarse en un hipotiroidismo si hay clínica de astenia, depresión, estreñimiento, etc.

En la práctica diaria, debe evaluarse cada caso de forma individual.